fbpx

Sin duda alguna Islandia es un país en el que nunca sobra tiempo por la cantidad de lugares que visitar y experiencias que vivir. Especialmente cuando viajes a Islandia en primavera o verano las eternas horas de luz y los sobrecogedores lugares que visitar te harán perder por completo la noción del tiempo y el espacio.
Lo mejor si viajas a Islandia será proponerse un número concreto de lugares a visitar y sacarles el máximo partido. Y por supuesto ahí van los 12 lugares que no puedes dejar de conocer en tu viaje a Islandia.

Círculo de Oro. Thingvellir, Gullfoss, Geysir

Conocido así por encontrarse en el circuito la «Cascada de Oro», Gullfoss, y por poder visitar en el mismo día tres imprescindibles: Cascada de Gullfoss, Parque Nacional de Thingvellir y el famoso surtidor natural de agua Geysir. Cada uno de estos lugares cuenta además con servicios para poder comer o realizar alguna compra. También se le conoce como el «Círculo Dorado«.
La cascada de Gullfoss te dejará sin palabras por la arrolladora fuerza de su caudal. Con suerte los reflejos del sol sobre el agua que se pulveriza al caer con fuerza, producirán un precioso arcoíris con el que tu cámara y tus ojos podrán deleitarse.
Thingvellir es el lugar imprescindible para conocer la historia de Islandia. En este precioso paisaje fue donde se decidió crear el Althing o parlamento. Curioso lugar en el que además se puede apreciar como las placas tectónicas Americana y Euroasiática se separan unos centímetros al año. Cuenta con un centro de interpretación y una pequeña red de paseos habilitados para descubrir la Historia de Islandia tanto a escala humana como geológica.
Un Geysir es un surtidor de agua vertical producido por la actividad geotérmica. Este surtidor que da nombre a todos los surtidores del mundo quedó obstruido hace años. Sin embargo su hermano pequeño el Strokkur realiza un lanzamiento vertical de agua de unos 15/20 metros de altura cada 6/8 minutos, lo que te hará pasar las horas muertas embelesado viendo una y otra vez como surte la explosión. ¿Estarás preparado con la cámara cuando vaya a salir?
De camino de un lugar a otro intenta observar los preciosos caballos islandeses, únicos en el mundo y de los cuales se sienten muy orgullosos.

Cascada de Gullfoss en el Círculo de Oro

Cascada de Gullfoss en el Círculo de Oro – David Seguido

Península de Snaefellsness. Viaja al centro de la Tierra

Sin duda alguna merece la pena dedicar un día a viajar hacia el Oeste para conocer esta “pequeña Islandia”, donde Julio Verne sin haber estado nunca situó la entrada al centro de la tierra en su famosa novela. ¿Serás tú capaz de encontrarla? Por si acaso visita Songhellir, la cueva sonora y acércate a la base del volcán Snaefellsjökull. También puedes divisarlo a la vez que realizas un pequeño trekking por la costa de acantilados basálticos entre Arnarstapi y Hellnar, al sur del volcán.
Si continuas rodeando el volcán hacia la parte norte de la península allí encontraras un sinfín de curiosidades naturales como pequeños cráteres y pequeñas cascadas bajo montañas de formas increíbles como el Kirkjufell. Así como las principales poblaciones de Snaefellsnes como Grundarfjördur o Stykkishólmur.

Stykkishólmur es un pintoresco pueblo con casas de colores donde se grabaron escenas de la película La Vida Secreta de Walter Mitty, grabada casi en su totalidad en Islandia.

Vatnajökull. La Inmensidad del Hielo

El glaciar más grande de Europa y tercera masa de hielo del mundo, ¿te imaginas? Lo sobrecogedor del hielo visto de cerca. En su centro de entrada, Skaftafell, podrás contratar un trekking por el interior del glaciar. Desde aquí también tendrás la oportunidad de realizar diversos paseos a lugares tan increíbles como la cascada de columnas de basalto de Svartifoss o granjita de Sel con sus casas de tejado de tundra. ¿Sabías que en este entorno está inspirada la Catedral de Reykjavík?
Por supuesto aprovecha porque estarás en uno de los mejores entornos de flora y vegetación de Islandia.
Otro de los paseos puede situarte junto a uno de los frentes de sus numerosas lenguas glaciares. Prepárate para escuchar el sonido del hielo en movimiento y ver como el clima influye en la actividad de los glaciares.
Si continuas hacia el Este por la carretera principal, la «ring road«, seguirás bordeando este inmenso glaciar y podrás visitar otros dos lugares singulares de esta basta mole de hielo: Jökulsárlón y Fjallsárlón. Estas dos lagunas situadas a los pies de lenguas glaciares te dejarán boquiabierto. Podrás contratar un servicio de navegación entre los icebergs que se desprenden de sus frentes glaciares, una experiencia única.
En Jökulsárlón además podrás observar como los icebergs salen a mar abierto y se quedan varados en la playa donde podrás incluso tocarlos y cogerlos para prepararte una bebida fresca, aunque posiblemente prefieras tomarte un café calentito y uno de sus famosos kleinas o bollos de canela islandeses. Mientras busca las focas que viven en la laguna.

Dyrhólaey. Acantilados de Frailecillos (Fratércula Ártica)

El punto más al Sur de la Isla con unos impresionantes acantilados plagados de aves marinas y en especial lugar de cría durante los meses de verano del simpático frailecillo. ¡Cuidado no te asomes mucho persiguiendo alguno!
Desde su faro y en días claros puedes disfrutar de 360º de auténticas panorámicas. Hacia el Sur divisarás las Vestmannaeyjar o Islas Vestman, unas pequeñas islas situadas al sur, que cuentan con la colonia de frailecillos más grande del mundo y con una historia volcánica reciente sobrecogedora.
Mirando al Este una gran extensión de playa de negra de kilómetros y kilómetros que se pierden en el horizonte. Esta inmensa playa sirvió de referencia para el increíble aterrizaje forzoso que realizó el piloto de un avión del ejército americano salvando así a todos sus ocupantes. Aún hoy puedes encaramarte al fuselaje del avión realizando una caminata de unos 4 km. desde la Ring Road. Por cierto, fuselaje que junto con los acantilados de Dyrhólaey, laguna de Jökulsárlón y otro montón de localizaciones islandesas sirvieron para grabar el vídeo musical del famoso cantante Justin Bieber, ” I´ll Show you”.
Hacia el Norte se observa el Myrdalsjökull, otro inmenso glaciar que alberga en su interior el temible Katla, uno de los volcanes más activos de Islandia.
Si bordeas los acantilados hacia el Sur y luego al Oeste encontrarás un precioso sendero que continua con unas excelentes vistas hacia los Trolls y la costa de Vik, pueblo más importante del sur.

Frailecillo en Dyrholaey

Frailecillo en Dyrholaey – David Seguido

Reynisfjara. Los Trolls de Vik

Antes de llegar a la población de Vik, pasaras el desvío de esta playa de arena negra en la que encontrarás un auténtico photocall de columnas de basalto, que es de obligada visita. Eso sí, el fotógrafo tendrá que estar atento para no acabar mojado por una repentina ola del embravecido Atlántico Norte.
Resulta impresionante meterse en la cueva bajo las columnas de basalto que parece pudieran salir en tiras.
Desde aquí divisarás los famosos Trolls de Vik, unas formaciones pétreas que cuenta la leyenda son los Trolls que volviendo de pescar fueron alcanzados por los primeros rayos de sol. Ah, ¿qué no sabes las leyendas de la mitología acerca de los Trolls que habitan en Islandia? No pasa nada, puedes encontrar el libro en todos los idiomas, en la megatienda de recuerdos y fábrica de lana de Vik. Por cierto la lana es de esas ovejas que se te han cruzado varias veces ya por la carretera.

Eyjafjallajökull. Volcán paralizador de Espacio Aéreo

Aunque bien podría ser esa la traducción del nombre de este volcán que provocó el caos en todo el espacio aéreo de Europa, no lo es. Sin embargo trata de pronunciarlo y el caos se producirá en tu garganta.
Si quieres caminar sobre las cenizas y la lava que emanó de este volcán en 2010 tendrás que caminar durante horas haciendo el trekking de Fimmvörduhals, uno de los más espectaculares del país, pasando por un sinfín de cascadas y saltos de agua empezando por la majestuosa catarata de Skogafoss con más de 60 m. de altura.
Puedes realizar el recorrido y volver sobre tus pasos cuando te quedes sin tiempo, que es lo que posiblemente te ocurra tras deleitarte en la cantidad de lugares maravillosos que encontrarás.

Landmannalaugar. Las montañas de colores

Visitar el interior de Islandia es toda una aventura. Para llegar a este pintoresco lugar necesitaras un vehículo 4×4 o bien tomar uno de los autobuses 4×4 de línea que salen a diario desde Reykjavík. El recorrido hasta llegar a este lugar bien merece ya la pena. Los paisajes no dejarán de sorprenderte.
Una vez en Landmannalaugar tienes una fantástica red de senderos marcados que te llevaran a explorar numerosos rincones entorno a estas montañas que adquieren distintos colores. Esto es debido a los diferentes minerales que podemos encontrar, desde riolitas a obsidianas mezcladas con las nieves que quedan del largo invierno y las verdes praderas que tapizan muchas de sus laderas.
Puedes atravesar campos de lava, visitar fumarolas o ascender cumbres desde las que contemplar 360º de panorámicas excepcionales.
Tras el paseo te encantará darte un baño en la poza natural de agua termal rodeado de ese bello espectáculo.
Si vas a viajar a Islandia y no tienes mucho tiempo para ver todo también puedes contratar una magnífica excursión a Landmannalaugar de un día desde Reykjavík. Es una región que te dejará tan impresionado que no te arrepentirás de hacer una visita.

Interior de Landmannalaugar - David Seguido

Interior de Landmannalaugar – David Seguido

Akureyri. La capital del Norte

Esta ciudad, además de su propio interés, bien puede ser el centro logístico para numerosas excursiones de la zona norte.
Con alrededor de 20.000 habitantes cuenta con todo tipo de servicios y grandes superficies para coger provisiones y continuar con tu viaje a Islandia.
Puedes visitar la iglesia con su imponente órgano, el jardín botánico más septentrional del mundo, nadar en su piscina climatizada tirándote por sus divertidos toboganes, sentarte a tomar un café en su gran librería mientras ojeas fotos del país, degustar algún plato típico islandés o salir de fiesta por la noche. La oferta de Akureyri es grande si se compara con el resto del país, a excepción claro de Reykjavík.
Desde el puerto puedes tomar uno de los varios barcos que se dedican al avistamiento de ballenas. El fiordo en el que se sitúa Akureyri, el más largo de Islandia, es un lugar muy frecuentado por estos increíbles animales durante los meses de verano.
Tanto si vienes o vas hacia el lago Mývatn, como si deseas ir en el día, pasaras por la “Cascada de los Dioses”, Godafoss. Obligado parar y ver esta bonita cascada con historia. ¡A ver si averiguas porque se llama así!

Lago Mývatn. Un entorno de película

Entorno a este lago situado en el Norte, puedes encontrar tal cantidad de escenarios diferentes que es normal que se hayan utilizado para grabar películas y series como por ejemplo Juego de Tronos.
Paisajes lunares como el gigantesco cono de Hverfjall, cráteres con lagos interiores de color turquesa como Viti Crater o campos de lava con formaciones caprichosas como Dimmuborgir son algunos de los favoritos pero no olvides visitar las fumarolas de Námafjall.
Para acabar el día intenso de lugares por visitar alrededor de este lago plagado de aves acuáticas nada como las aguas termales y sulfurosas del complejo de los baños naturales de Mývatn, Jardbodin.

Húsavík. El Pueblo de las Ballenas

Desviándonos hacia el Norte desde Mývatn llegaremos a la Bahía de Húsavík. Esta impresionante bahía es muy rica en plancton que atrae a una gran variedad de ballenas.
Húsavík es el lugar idóneo sino quieres morir sin haber visto nunca una ballena. Desde este bonito pueblo pesquero, en verano se organizan multitud de excursiones en barco para realizar avistamientos de estas gigantes del mar. En el puerto podrás elegir qué tipo de embarcación prefieres. ¿Las modernas lanchas rápidas con más agilidad para encontrarlas? o ¿los pintorescos barcos antiguos de madera en los que te sentirás un auténtico ballenero? En cualquier caso hay que saber que la caza de ballenas a día de hoy es una actividad muy regulada. Los islandeses están sabiendo reconvertirse para que el visitante viva una experiencia única a bordo de sus embarcaciones.
A la vuelta de tu avistamiento de cetáceos y quizás de pescar algún bacalao, puedes pasear entre las bonitas casas de colores y visitar su preciosa iglesia que parece sacada de una postal.
Si tienes tiempo te recomiendo tomar la carretera que bordea la costa hacia el Oeste y deleitarte con la serenidad y la armonía que provoca conducir por esta solitaria carretera. Puedes llegar hasta Ásbyrgi, la entrada norte al Parque Nacional de Vatnajökull, concretamente en la zona de Jökulsárgljúfur. Además de un interesante centro de interpretación, encontraras unos bucólicos paseos en un bosque metido entre paredes de 100 m. de altura, incluido un pequeño estanque increíblemente “zen”.

Vista de ballenas desde Húsavík

Avistamiento de ballenas en Húsavík- David – Seguido

Fiordos del Este. Armonía en el Paisaje

Bien si vas por el sur o estás en el norte y deseas continuar rodeando la isla por la Ring Road, te alegrarás de pasar por el Este de la isla. Una sucesión de suaves fiordos rodeado de montañas con laderas erosionadas por antiguos glaciares, paisajes costeros con faros, lagunas litorales plagadas de cisnes y la posibilidad de encontrar algún reno, producirán que sientas sosiego y armonía definitivas, si es que hasta ahora no las habías tenido…

Pequeñas poblaciones como Höfn con todo tipo de servicios, incluso piscina con toboganes, y un pequeño centro de interpretación sobre el Parque Nacional de Vatnajölull pueden servirte de avituallamiento y alojamiento. En Djúpivogur encontraras curiosidades como un pequeño museo de minerales y huesos incluido un esqueleto de ballena. En el puerto unas bonitas casas de madera restauradas sirven actualmente cafés y unos pasteles deliciosos.

Reykjavik. La Capital del País de las Sagas

Museos de las Sagas, las ballenas, arte, fotografía, auroras, incluso de penes. Una ciudad que no te dejará descansar, pero si así lo deseas no dejes de visitar el estanque de Tjornin, o alguna de sus librerías o cafés que por la noche se convertirán en locales de moda para transformar a Reykjavik en una de las noches con más fiesta de toda Europa.
Es el lugar de probar la curiosa gastronomía islandesa, si es que no la habías probado durante tu viaje por Islandia, desde perritos calientes a ballena, pasando por su estupendo bacalao y salmón y por supuesto el estupendo cordero. Lugares peculiares como los locales del puerto con brochetas de pescado no debes pasarlos de largo. Por descontado toma un helado de los que tan gustosos toman los islandeses.
Y como no, dedica algún rato a conversar con la gente tan amable y simpática que son los habitantes de este pequeño grandioso país.

Si con todo lo que poder visitar te ha sobrado tiempo significará que te ha enganchado tanto este lugar que perdiste la noción del tiempo y el lugar.