fbpx

Después de Oslo, Bergen es la ciudad más grande de Noruega y es el lugar perfecto para comenzar tu viaje por los fiordos más famosos del país. Rodeada de laderas de montaña junto al mar y con calles llenas de historia en un ambiente moderno, Bergen se ha convertido en la ciudad ideal para unas vacaciones.

Bergen es una gran ciudad llena de encanto y de actividades y eventos culturales. ¿Sabías que el 10% de la población de esta ciudad son estudiantes? Cerca del mar y de la montaña, esta ciudad ofrece un sinfín de oportunidades y, por supuesto, lo mejor de la gastronomía noruega.

Hoy te contamos nada más y nada menos que las mejores 7 cosas que puedes ver y hacer en Bergen. ¿Cuál será tu favorita?

Bergen, la puerta de entrada a los fiordos

Por muchos es conocida como la puerta de entrada a los fiordos y no les falta razón. Uno de los principales motivos para visitar Bergen es su ubicación en plenos fiordos noruegos.

Fiordos noruegos Bergen

Bergen, puerta a los fiordos noruegos

Esto ha permitido que desde la ciudad puedas realizar excursiones a lugares tan impresionantes como el Sognefjord, más conocido como fiordo de los Sueños. Este fiordo es el más grande de Noruega y el segundo más grande del mundo. ¿Te imaginas cómo puede ser? ¡Son 1.308 metros de profundidad!

Otros fiordos cercanos a Bergen son el Hardangerfjord o el Lysefjord. Este último es conocido por el Preikestolen, una formación rocosa que alcanzarás tras unas tres horas caminando, pero desde la que verás el famoso fiordo. ¡Las vistas merecen mucho la pena!

Actividades en Bergen

Además de recorrer cada punto de Bergen, fundada hace 900 años, una de las actividades para hacer en esta ciudad noruega es subir al monte Fløyen. Desde ahí podrás divisar cada rincón de Bergen y, sobre todo, ver el fascinante muelle.

Vistas monte Fløyen Bergen

Vista panorámica desde el Fløyen en Bergen

Para visitar este lugar, te recomendamos subir en el funicular, dar una vuelta por la cima, admirar el paisaje y la ciudad, y bajar caminando. ¡Será mucho más fácil que hacerlo a la inversa! Es un paseo agradable y muy entretenido para toda la familia. Una vez estés acercándote al final, escoge el camino llamado Tippetue. ¡Es el más bonito! Recuerda ver la antigua casa de bomberos de Bergen llamada Skansen. Una vez en la ciudad, recorre las calles por donde tomaste el funicular.

Por cierto, si visitas la ciudad en mayo o junio, asegúrate de mirar el calendario de eventos. Si tienes la oportunidad de estar en Bergen cuando se celebra el Bergenfest, tu viaje será inolvidable. Este festival de música multigénero es uno de los más conocidos del país y tiene nada más y nada menos que 25 años de antigüedad.

Comida y bebida en Bergen

Al estar junto al muelle, el marisco y el pescado, como el salmón y el bacalao, no pueden faltar en las cocinas de Bergen. ¡Encontrarás sobre todo productos frescos y de temporada!

Gastronomía noruega Bergen

Salmón noruego, plato típico en Bergen

De forma muy diversa, podrás encontrar platos con salmón o bacalao. Ahumado, en hamburguesa, a la plancha o simplemente en sushi. Sin duda, uno de los platos que más te sorprenderá será la ballena o el reno.

Y para poner un toque dulce, en las cafeterías verás los deliciosos rollos de canela y los gofres.

¡Toma nota de este lugar! Lille Kaffecompaniet es la cafetería más antigua de Bergen y se encuentra en una de las calles más bonitas de la ciudad para los habitantes. Su café está delicioso y sus tartas caseras para chuparse los dedos.

Bryggen

En esta ciudad rodeada de siete montañas, el muelle hanseático Bryggen es el punto de partida. Los colores de estas casas te llamarán la atención a simple vista, pero te enamorará nada más adentrarte. Sus calles llenas de flores y con casas de madera pintadas en tonos amarillos, ocres y rojos están junto al muelle donde a diario llegan los barcos.

Bryggen en Bergen

Muelle hanseático en Bergen

Este antiguo barrio de comerciantes tiene cientos de años de historia. Concretamente, Bryggen nación en el año 1079, después de la Edad Vikinga. Estaba ubicado al alcance tanto de zonas del norte como de Islandia, lo que hizo que fuese un importante centro de comercio nórdico.

Ahora las casas de colores son tiendas de ropa, de recuerdos, bares o museos. Entre ellos, está el museo hanseático. Ahí conocerás la historia de los comerciantes hanseáticos que vivieron y comercializaron en Bergen durante 400 años.

Fisketorget

Como hemos mencionado antes, el mercado de pescado es uno de los lugares para degustar la gastronomía local. El pescado que ofrecen los diferentes puestos son todo un manjar y tienen muchos de las comidas que te hemos comentado anteriormente.

Es el lugar ideal para comer en Bergen en las mesas que tiene en su interior y en su zona de fuera siempre que el tiempo lo permita, pero sobre todo para comprar productos envasados al vacío y llevártelos como regalo para tus familiares, amigos y, por supuesto, para ti. Además, no te preocupes por el idioma, muchos de los trabajadores hablan español y te ayudarán a escoger tu plato y te darán a probar antes de comprar. ¡Así da gusto!

Junto al mercado, en épocas de sol y buenas temperaturas, verás varios puestos también en la calle, concretamente en Vågsbunnen.

Por cierto, en la parte de arriba se encuentra la oficina de turismo. Os recomendamos que este sea el primer punto al visitar la ciudad, así te ayudarán con todo lo que necesites antes de comenzar a recorrer Bergen.

Bergenhus

¿Una fortaleza en Bergen? Efectivamente, al final del muelle donde se encuentran las casas de colores está Bergenhus, un castillo fortificado del siglo XIII.

En su interior puedes visitar un museo que abrió sus puertas en abril de 2006 con tres exhibiciones. La entrada es gratuita y abre de lunes a domingo de 11:00 a 17:00, excepto del 1 de enero al 30 de abril y del 1 de octubre al 10 de diciembre que cierra los lunes. Además, de diciembre a enero cierra unos días. Asegúrate antes de ir de comprobar estos horarios ya que varían cada año.

Fantoft

Por último, no puedes dejar de visitar una iglesia de madera, un símbolo de Noruega. Estas iglesias se reparten por el noroeste del país y no pasan desapercibidas.

Muy cerca de Bergen, puedes visitar la iglesia o stavkirke de Fantoft. Al igual que las demás, estas laboriosas iglesias talladas de época medieval, nacen del interés de los vikingos por la construcción de barcos y casas de madera. Aunque en Noruega verás diferentes tipos de iglesias de madera, todas tienen en común los postes angulares, llamados stave, y un marco de madera que aguantan sobre las soleras. Las paredes de las iglesias son conocidas como paredes stave. ¡Ya sabes la procedencia del nombre!

Para llegar, toma el tranvía que pasa cada 10 minutos aproximadamente y en cuarenta minutos llegarás a esta iglesia.

Y ahora que ya conoces un poco mejor la ciudad de Bergen y sus alrededores, ¿a qué esperas para visitarla?