fbpx

Si hay algo que tienes que visitar sí o sí en Islandia es la laguna azul (más conocida como Blue Lagoon). De hecho, es la atracción principal y el lugar más visitado de toda Islandia  y mira que hay lugares para ver.

Cerca de 2 millones de turistas visitan Islandia al año. Lo que vendrían siendo unos 150.000 al mes… Números grandes para una isla relativamente pequeña.

En conclusión, mucha gente visitando el mismo sitio durante todo el año. ¿Significa eso que no vas a poder disfrutar de la visita? ¡No! Significa que tienes que tener en cuenta una serie de cosas para poder disfrutarla a tope. ¿Y cuáles son esas cosas? Eso es lo que te venimos a contar hoy.

Saca el lápiz y el papel o prepara el bloc de notas del móvil y ten en cuenta estos 13 consejos cuando vayas a Islandia a visitar la laguna azul.

Lo primero, asegúrate de reservar

Para solventar las esperas, así como para evitar que no puedas hacer la visita el día que tenías previsto, lo mejor que puedes hacer es reservar previamente y no hablo de unos días antes.

En ocasiones (principalmente en temporada alta), las reservas se tienen que hacer con semanas de antelación, incluso meses, porque la cantidad de personas que puede entrar en un día es limitada (incluso por hora)

Por la cantidad de tiempo no tienes que preocuparte ya que puedes estar ahí  todo el día si quieres.

La reserva la puedes hacer a través de la página oficial del Blue Lagoon.

Si reservas no sólo te aseguras de que podrás visitarla el día que tenías previsto sino que la entrada te puede salir hasta más barata.

Ve cuando haya menos turistas

Como te dije, hay una cantidad limitada de gente que puede estar dentro de la laguna, pero si no te gusta la idea de estar en un lugar repleto de personas, simplemente ve cuando haya menos.

La mayoría de los turistas van sobre las 10 u 11 am hasta las 5 o 6 pm. Sabiendo eso, solo tienes que ir o antes de las 10 o después de las 5 ó 6.

De esta forma, tendrás más espacio para disfrutar de la laguna y evitarás encontrarte con un montón de gente en los vestuarios (que es donde se hace más incómodo).

Date una buena ducha antes de entrar

No solo para tu disfrute, sino porque es requisito obligatorio para entrar.

Después de que dejes tus cosas en los vestuarios, tendrás que ducharte totalmente desnudo antes de entrar. Lo bueno es que te dan todo lo que necesitas para que lo hagas rápidamente (champú, acondicionador, cremas para el cabello, toallas).

A menos que pagues el paquete Premium, recuerda llevar tus sandalias para ir del recinto a los vestuarios porque, a pesar de que el agua está a muy buena temperatura, el frio afuera es abrumador. También te recomiendo llevar tu propio albornoz para que te protejas del frio cuando estés fuera de la laguna.

¡No te olvides de tu mascarilla!

Compres el paquete que compres (sea el confort o Premium), ambos incluyen una mascarilla de regalo Silica Mud Mask.

Solo tienes que cogerla en cualquiera de los quioscos cercanos y aplicártela mientras te relajas con las cálidas temperaturas.

Deja las joyas en el alojamiento

El agua de la laguna azul tiene diferentes minerales y componentes que pueden dañar tus  joyas, sin importar el material con el que están fabricadas.

En lugar de guardarlas en los vestuarios y correr el riesgo de que se te pierdan, lo mejor es que las dejas en donde te alojes.

Recuerda llevar bastante acondicionador

Los minerales del agua tampoco son lo mejor para tu pelo. Por eso, te recomendamos que te lleves tu acondicionador si tienes un pelo que requiere de determinados cuidados o si simplemente eres quisquilloso. Como te hemos comentado antes, allí te proporcionarán  acondicionador, pero no es el tuyo, así que seguramente no tendrá los mismos efectos.

Al parecer, el aceite de coco viene muy bien y lo venden en las tiendas ubicadas dentro del recinto.

Si tienes el pelo largo, recógelo

No te diré que no te metas en lo profundo de la laguna, pero para evitar que se te enrede el pelo, lo mejor es que lo tengas recogido.

Hazte con una cámara acuática

Las GoPro son bastante buenas. Algunas traen sus propias fundas, mientras que otras resisten el agua directamente.

Créeme que cuando te encuentres en ese bello escenario, valdrá la pena sacarse fotos y seguro que quedan mucho mejor si el agua no impide hacer tomas más alocadas.

Si tu móvil tiene una buena cámara y tiene protección IP, tienes la mitad de la tarea hecha.

Pide un par de bebidas especiales o, en su defecto, una cerveza bien fría

Dentro de la laguna azul hay un bar flotante para que todos los visitantes puedan refrescarse un poco. En él se venden tanto bebidas con alcohol como sin alcohol y, por regla general, cada entrada incluye una bebida gratis.

Para pagarlo, se utiliza la pulsera que te dan como entrada y todos los gastos que hagas durante tu estancia en el recinto serán cargados al código de la pulsera.

Puedes aprovechar para pedir las bebidas especiales de la casa o cualquier otro que se te ocurra. El nivel de los barman es bastante buena, la verdad. De todas formas, si no te convence mucho la idea, simplemente puedes  pedir una cerveza bien fría (tienen un montón de marcas a tu disposición).

La único a tener en cuenta en que cada persona puede tomar hasta 3 bebidas alcohólicas mientras se encuentre dentro de la laguna.

La laguna azul no es lo único disponible

Obviamente, las cálidas aguas de hasta  40º C son el centro de atracción, pero dentro del propio recinto hay otras actividades:

  • Spa: si quieres un servicio de atención totalmente personalizado, el spa del Blue Lagoon es ideal.
  • Masajes: tanto si lo quieres en privado como en plena laguna, cuentan con personal especializado para darte cualquier tipo de masaje.
  • Sauna privada: si, por ejemplo, quieres relajarte aún más con tu grupo de amigos o con tu pareja, puedes solicitar acceso a una de las tantas salas de saunas disponibles.
  • Cascada artificial: dentro de la propia laguna, hay una cascada donde cae agua a la misma temperatura que la del blue lagoon, así que es otro método bastante bueno de relajarte sin salirte de la laguna.

Es una combinación extraña entre un centro turístico y de relajación que tiene sus puertas abiertas todos los días del año.

En fechas especiales (navidad, carnaval, año nuevo) solo tienes que consultar el horario y ver si se ajusta a tu itinerario.

Si no te molesta la multitud, puedes ir por la noche

Mucha gente se queda hasta la medianoche para ver los fenómenos que ocurren en la tierra de los vikingos.

Si, por ejemplo, tu visita al Blue Lagoon coincide en la época de verano, podrás ver el sol de medianoche cerca de las 23 horas.

Si tu visita coincide con la época de invierno, puedes tener la suerte de ver auroras boreales si te quedas hasta las 20 o 22 horas (aunque aquí depende de un montón de factores más).

En todo caso, las visitas por la noche también tienen sus ventajas. Puedes estar todo el día haciendo otro tipo de actividades para luego darte un buen baño que te relaje por completo.

Anda por los alrededores para que comprendas la dimensión

Antes de ir al recinto del Blue Lagoon puedes andar un poco por los alrededores y admirar la belleza del paisaje.

Mucha gente se da cuenta del hermoso país en el que se encuentran. No sé muy bien por qué, pero es una caminata que te conecta bastante con la tierra y con tus sentimientos de viajero más profundos, así que es casi obligatorio que lo hagas cuando estés por ahí.

Lo mejor es visitarla o antes o después de volar

La laguna azul queda como a unos 10 minutos a pie del aeropuerto de Reikiavik, así que es perfecto para ser o tu primera parada o la última en tierras islandesas.

Si tienes en cuenta estos 13 consejos, estamos seguros de que disfrutarás muchísimo de tu visita al lugar más emblemático de Islandia.