fbpx

Si te gusta la naturaleza en estado puro seguro que alguna vez has pensado en viajar a Islandia. Junto a los numerosos glaciares y volcanes, la isla de hielo y fuego atesora algunas de las cataratas más bellas e impresionantes de Europa.

Las encontrarás por donde vayas. Hay tantas que algunas no tienen nombre. La mayoría de ellas proceden del deshielo de los glaciares que se produce durante la primavera. En verano podrás verlas en todo su esplendor cayendo desde grandes alturas. Algunas incluso han servido de escenario para el rodaje de conocidas películas.

Muchas de las más famosas están cerca de la carretera de circunvalación número 1 (Road 1 o Ring Road), que da la vuelta a la isla y crea una ruta natural para recorrer Islandia. Para que puedas aprovechar al máximo tu viaje, te contamos cuáles son nuestras preferidas.

Top 7 Mejores Cascadas en Islandia

Para que no te pierdas ninguna de las cascadas más espectaculares en Islandia, aquí te hemos dejado nuestro Top 7:

Gullfoss, la cascada de oro

Gullfoss, la cascada de oro

Gullfoss, la cascada de oro – Autor: Helen Olague

En el sur, a poco más de cien kilómetros de Reykjavík, se encuentra una de las cascadas más famosas y visitadas de Islandia, imprescindible en la ruta del Círculo Dorado. En este doble y espectacular salto de agua, el río glacial Hvitá se despeña por una falla basáltica desde 32 metros de altura antes de deslizarse por un estrecho barranco. La caudalosa caída crea una pared de rocío y un bello juego de agua, espuma y luz que le da ese aspecto dorado. En días soleados de primavera y verano, la refracción de la luz en las gotitas de agua produce un arcoíris mágico, pero en invierno no es menos hermosa y brilla transformada en hielo.
Durante los años veinte del siglo pasado hubo un plan para crear una presa y una central hidroeléctrica y la cascada estuvo a punto de desaparecer. Sigrídur, la hija del propietario del terreno, amenazó con arrojarse a la cascada si el proyecto seguía adelante y, con la ayuda de su abogado Sveinn Björnsson, que se convertiría en el primer presidente de Islandia, el proyecto fue abandonado. Desde 1975, el lugar es una reserva natural.

La cascada se puede contemplar desde dos puntos imprescindibles. Uno en la zona superior, donde se erige una escultura de esta heroína, permite ver el impresionante conjunto integrado en el paisaje. El otro, justo al lado del salto de agua a donde se llega después de descender por un caminito bien preparado. Aquí podrás empaparte del estruendo y del agua que levanta la cascada en su caída, en un espectáculo incomparable.

El lugar cuenta con un centro de visitantes con cafetería, restaurante y baños.

Dettifoss, tremenda y poderosa

Cascada Dettifoss en Islandia

Cascada Dettifoss en Islandia

Muchos la reconoceréis porque es la cascada que aparece en la escena inicial de la película Prometheus de Ridley Scott.

Con un caudal promedio de 200 m3 por segundo, Dettifoss es la cascada más caudalosa de Europa. Se encuentra al noreste, en el Parque Nacional Jökulsárgljúfur, y su agua procede del Vatnajökull, el glaciar más grande de Europa. Tiene 100 metros de ancho y 44 de caída y en épocas de deshielo puede descargar cada segundo hasta 500 m3 de agua. La fuerza con la que cae el agua es tan brutal que el ruido que produce es ensordecedor y la espuma que levanta puede verse desde un kilómetro de distancia.

Se puede admirar desde ambos lados del río, con perspectivas muy diferentes. Al lado oeste se llega por una pista de tierra, la 864, que permite acercarse al mismo borde de la cascada. Este lado no ofrece una vista tan de frente y por eso se puede observar más cómodamente sin que te moleste el rocío, pero hay que tener cuidado y no aproximarse demasiado al borde porque las rocas son resbaladizas y puede ser peligroso. Al lado este se llega a través de una carretera asfaltada, la 862, que ofrece la panorámica más vistosa para hacer fotografías. Te envolverá el ruido y la humedad y es muy probable que te empapes con el agua que levanta la cascada en su caída, sobre todo si hace algo de viento. Es conveniente llevar un buen chubasquero.

Godafoss, la cascada de los dioses

La cascada de los dioses

Godafoss, la cascada de los dioses – Islandia

Muy cerca de la ring road al norte de la isla, en el inicio de la carretera de las tierras altas de Sprengisandur, encontramos una de las cascadas más bonitas de Islandia. La llaman «la bella» en contraposición a «la bestia» de Dettifoss. Tiene una anchura de 30 metros, de forma semicircular, y está dividida en dos caídas de unos 12 metros cada una.

En los siglos IX y X, la gran mayoría de los islandeses eran noruegos que seguían la religión nórdica antigua y adoraban a deidades como Thor, Odin, Loki y Freya. Cuenta la leyenda que en el año 1000, ante el temor de una invasión noruega por sus creencias paganas, el legislador de la época, el letrado Thorgeir Ljósvetningagoði decidió que Islandia adoptara el cristianismo como religión oficial. Como símbolo de su decisión, arrojó las estatuas de sus dioses vikingos a esta hermosa cascada. Desde entonces se conocería como «la cascada de los dioses».

Disfrutarás haciendo fotos desde varios puntos de esta bonita y majestuosa cascada.

Svartifoss, la cascada negra

Svartifoss, la cascada negra - Islandia

Svartifoss, la cascada negra – Islandia

Tras una caminata sencilla, aunque empinada, de unos dos kilómetros desde el Centro de Visitantes de Skaftafell, al sudeste de Islandia, encontramos esta cascada rodeada de columnas basálticas. Skaftafell es parte del Parque Nacional Vatnajökull.

Svartifoss significa «la cascada negra». Esta elegante y estrecha cascada, tiene una caída de 20 m desde un acantilado en forma de media luna, compuesto por magníficas columnas hexagonales de basalto negro que recuerdan al órgano de una catedral. Este tipo de estructuras tubulares se pueden ver en otros lugares de la isla, como en la cueva de la playa negra de Reynisfjara.

La cascada se encuentra en una zona verde y exuberante donde crecen los abedules. El contraste entre las hermosas rocas de basalto negro y el agua blanca es muy especial. Los paisajes glaciares del Parque Nacional Vatnajökull rodean la zona y el entorno es realmente bello, especialmente con los colores del otoño.

La forma de esta cascada ha inspirado a los arquitectos islandeses en el diseño de algunos edificios como Hallgrímskirkja, la imponente iglesia blanca de Reykjavík.

Skógafoss y el tesoro

Cascada Skogafoss - Islandia

Cascada Skogafoss – Islandia

Con sus 62 metros de altura y 25 metros de anchura, Skógafoss es una de las cataratas más grandes de Islandia. Se encuentra al sur de la isla, a 154 kilómetros de Reykjavik por la carretera ring road y en ella se grabó parte de la película La vida secreta de Walter Mitty de Ben Stiller.

Su espectacular caída desde lo alto de un antiguo acantilado hace que se formen hermosos arcoíris a su alrededor en los días soleados. Para contemplarla se puede subir un sendero empinado con unos 400 escalones que lleva hasta lo alto de la cascada, desde donde se disfruta de su impresionante belleza, o caminar bien equipado de ropa impermeable por la base entre cortinas de agua.

Existe una leyenda entre los lugareños que cuenta que uno de los primeros vikingos pobladores de esta zona, Þrasi Þórólfsson, escondió un cofre lleno de oro en una cueva detrás de la cascada. Tras su muerte se hicieron muchos intentos para recuperar el cofre, pero solo se consiguió un asa que se rompió al tirar del cofre y entonces se perdió para siempre. El asa de oro se encuentra en el museo de la cercana localidad de Skógasafn.

Seljalandsfoss, por detrás

Maravillas de Islandia - Cascada Seljalandsfoss

Cascada Seljalandsfoss – Autor: Jorge García

A 120 kilómetros de Reykjavik, al sur de la isla, se encuentra esta hermosa y original cascada de 60 metros de altura.

Una de las más conocidas de Islandia,  tiene la particularidad de que se puede caminar por detrás de la columna de agua, por un sendero en un hueco del acantilado. También se puede ver desde la parte superior, ya que hay una escalera que conduce a un punto de observación elevado.

Se debe recorrer el camino con cuidado porque las rocas pueden estar muy resbaladizas. La vista de la caída del agua desde detrás de la cascada es simplemente fantástica. Seguramente te empapará pero podrás hacer unas fotos únicas e inolvidables.

Gljufrafoss, el morador de la garganta

Maravillas de Islandia - Cascada Gljufrafoss

Cascada Gljufrafoss – Autor: Jorge García

A escasa distancia de Seljalandsfoss, caminando junto al acantilado, se llega a esta maravilla escondida que no aparece en todas las guías de viaje. No se ve a simple vista porque está casi completamente oculta detrás de un acantilado.

La cascada de 40 metros de altura ha esculpido una cámara cilíndrica cubierta de musgo en la roca a la que solo se puede llegar a través de una grieta en la pared exterior del acantilado. Para verla hay que entrar por la grieta y saltar sobre las rocas en el río mojándote los pies hasta llegar a ella.

Una vez dentro, impresiona su majestuosidad al chocar contra la poza en la base de la cueva. El interior de la cueva está casi completamente cubierta por una delgada alfombra de vegetación debido a la continua humedad del ambiente. Justo delante de la cascada hay una gran roca a la que se puede trepar para contemplarla o hacer fotos, aunque no es fácil porque la luz arriba es demasiado brillante.

Una de las maravillas naturales más bellas de Islandia.