fbpx

Islandia, la cuna de los vikingos, se está convirtiendo en un sitio al que, cada vez más, recurren los turistas en búsqueda de nuevas aventuras. Y, aunque tienen solamente unos 100.000 km², eso no le impide ser uno de los centros de atracción de Europa.

El país nórdico cuenta con volcanes, campos de lava, geiseres y termas, además de su estilosa arquitectura de hace varios siglos atrás.

Tanto por su gastronomía como por sus atracciones turísticas, Islandia está en boca de todos y no es para menos. Si hasta la mismísima serie Juego de Tronos lleva años haciendo su rodaje en el país nórdico, siendo Reikiavik (la capital) la sede oficial de las últimas temporadas.

Y precisamente de su capital, Reikiavik, es de lo que hablaremos hoy. Más concretamente de los 5 lugares imprescindibles para visitar si viajas a Islandia.

¿Listo para hacerte un tour por Reikiavik?

Primera parada: La iglesia de Hallgrímskirkja

Si el referente de parís es la catedral de Notre Dame, para Islandia es la iglesia Hallgrímskirkja.

Con casi 80 metros de altura, esta iglesia se sitúa como la atracción principal de la capital islandesa y es que, por su gran tamaño, se hace casi imposible pasear por la ciudad sin apreciarla de reojo a kilómetros de distancia.

No obstante, esta no destaca únicamente por su tamaño y envergadura, también lo hace por su diseño arquitectónico. Y es que el arquitecto encargado (Gudjón Samúelsson) estaba completamente embelesado por las formas que tomaban los mantos de lava de los volcanes islandeses y esa fue su fuente de inspiración al construir semejante obra de arte.

Apenas entremos a la iglesia, notaremos que tiene un estilo bastante particular, completamente diferente a las catedrales llenas de adornos y detalles, ya que su estilo es más “escueto”. Justo el toque que buscaba inmortalizar su creador.

Además, no solo tendremos la posibilidad de admirar la belleza de su interior sino que, gracias a su gran tamaño y altura, Hallgrímskirkja nos permite tener una vista completa de toda la capital desde su torre más alta.

Tendremos que pagar para subir al mirador, pero merece totalmente la pena. Desde allí, nos podremos llevar una postal hermosa de la iglesia y de la vista sin igual desde lo más alto de Reikiavik.

¿Te animas a visitarla?

Escultura del Viajero del Sol o Solfar

El espíritu de los vikingos está bien arraigado en algunos lugares y monumentos, siendo la escultura del viajero del sol un ejemplo perfecto de ello.

Se trata de un barco vikingo (literalmente) construido en acero y fue creado para conmemorar los 200 años de aniversario de la capital.

La estructura es fiel al diseño de las naves guerreras de antaño y, para los oriundos de la ciudad, representa el sueño de ir más allá de la eternidad por medio del océano.

Una obra de arte un tanto polémica para los turistas ya que, como es bien sabido, los vikingos utilizaban este tipo de naves para causar estragos siglos atrás. Sin embargo, lo que sí es innegable es la belleza arquitectónica que se encuentra en la simpleza de su diseño.

También hay que mencionar el sitio en la que está ubicada, justo a unos metros del océano atlántico y con las montañas nevadas de fondo. Todos los argumentos perfectos para sacarnos una postal en el centro de Reikiavik.

Aurora boreal

Los fuegos artificiales son un gran espectáculo de luces que iluminan los cielos en fechas específicas pero, para ser sinceros, no hay nada que se compare con el esplendor de las auroras boreales que se aprecian al noreste de Europa, justo entre Islandia y el mar de Noruega.

Este fenómeno se presenta desde hace siglos. Su explicación ha pasado por diferentes historias y versiones generación tras generación. De hecho, en la época de los vikingos, se creía que eran la armadura de las valquirias, o también conocidas como vírgenes guerreras, las cuales por ser entidades divinas, arrojaban una estela de luz por los cielos al pasar.

De lo que no cabe duda es de que las auroras boreales forman parte de un escenario sin igual, del cual podemos disfrutar desde la propia capital de Islandia, Reikiavik. Aunque para ser sinceros, los lugareños recomiendan apreciarla cerca del mar en Seltjarnarnes.

Si estás cansado de los escenarios ruidosos y llenos de luces artificiales, no hay nada más relajante e impresionante que admirar uno de los fenómenos naturales más hermosos que nos da la madre tierra.

En caso de que decidas darte una pasada por Seltjarnarnes, te recomendamos tener los accesorios necesarios por si se te antoja sacar algunas fotografías. Ya sabes: cámara fotográfica, batería de repuesto, disparador a distancia y demás accesorios. Aparte de eso, tu ropa de invierno siempre a mano debido a las bajas temperaturas que se presentan en toda la isla.

Mirador de Perlan

Nuevamente, si eres de los viajeros que les encanta llevarse una postal de cada lugar que visita, el mirador de Perlan tiene que estar en tu lista de paradas.

A las afueras de Reikiavik, se encuentra una colina bastante inclinada y con muchos metros de elevación. Anteriormente , en ella existía un depósito de agua caliente que abastecía a la ciudad, pero por diferentes causas, ya no surte agua a los habitantes de la capital. Actualmente, se le conoce como el edificio de Perlan y es uno de los sitios turísticos referentes de toda Islandia.

Gracias a su gran altitud y privilegiada ubicación es uno de los mejores lugares para llevarse una postal de la ciudad. En el cuarto piso, encontraremos un salón destinado a que los viajeros inmortalicen los momentos que deseen desde prácticamente cualquier ángulo, por lo cual, dicho salón vendría  a ser el mirador del edificio. En el resto de pisos, encontraremos salas de exposiciones con diferentes retratos de la ciudad y hasta un restaurante con comida típica de la zona.

Destino fijo para todo los visitantes.

El puerto viejo de la capital

Los islandeses son gente de mar por excelencia, así que te puedes imaginar que de todos los ambientes que puedes ver en su capital, el puerto viejo es el más vivo de todos ellos.

Las antiguas casetas que utilizaban los pescadores han sido transformadas en restaurantes, siendo una oportunidad inmejorable para probar la gastronomía del país nórdico. Al estar literalmente dentro del puerto, todo lo que provenga del mar estará en excelentes condiciones, siendo los pescados y mariscos los platos más solicitados.

Además de eso, puedes ver  el movimiento del puerto, la entrada y la salida de barcos, así como el alistamiento e inicio de las excursiones. ¿El destino de las excursiones? Dar un paseo por los lugares que frecuentan las ballenas y frailecillos, ambos animales icónicos de la capital.

El puerto no solo tiene actividad exclusivamente ligada al mar. Los fines de semana, los mercadillos cobran vida, así que tendrás la oportunidad de adquirir objetos de viajeros, recuerdos de la ciudad y ropa de lana a muy buen precio.

Si estás pensando hacer una visita a la capital de Islandia en los próximos meses, no olvides pasar por todos los lugares que aquí te enseñamos.

¡No te los puedes perder!