fbpx

Desde un tiempo a esta parte, Islandia ha entrado en la lista de países más visitados por los europeos. Algunos deciden conocer la isla contratando un viaje cerrado, mientras que otros prefieren recorrerla por su cuenta. Ambas opciones son válidas, lo único es que, si vas por tu cuenta, tienes que tener en cuenta una serie de cosas para que tu viaje resulte lo más placentero posible.

Y justo de eso va este artículo. De las 18 cosas que deberías tener en cuenta si viajas a Islandia por tu cuenta.  ¿Empezamos?

¿Cómo llegar?

Toda aventura tiene un punto de partida y, para esta ocasión, puede que el punto de partida idóneo no sea el país donde habitas.

Los vuelos directos suelen salir algo caros y, si eres de los que lleva ahorrando una buena cantidad de tiempo para darte el lujo de visitar esta grandiosa isla, cada euro cuenta.

Los vuelos con escalas es una forma bastante económica de reducir algunos euros. Es bastante común ver a algunos turistas hacer escalas en Londres o en Roma antes de partir a Reykjavik (capital de Islandia).

Consejo: no puedes dormir en el aeropuerto de Kefavlik, así que trata de reservar un hotel o un hostal antes de partir.

La comida es más cara de lo que esperas

Si tenías pensado ir a probar la gastronomía de Islandia en los mejores restaurantes de la isla, tendrás que pensártelo dos veces. No digo que no puedes degustar su gastronomía, pero comer en restaurantes supone un gasto importante, sobre todo si llevas un presupuesto bastante ajustado.

Un desayuno o almuerzo modesto puede rondar los 30 euros y las visitas a restaurantes superan los 50 euros fácilmente.

Si quieres ahorrar en comida, la cadena de supermercados Bonus es buena opción

Se puede considerar como el Walmart islandés.

En este gran supermercado encontrarás todo tipo de comida y a un excelente precio, que ese es el objetivo: ahorrar lo más que se pueda en comida para no alterar el presupuesto.

Si no te convence la idea de comprar comida preparada en un país que no conoces, puedes comprar lo necesario para hacer tu propia comida como si aún estuvieses en España. Eso te supondría un gasto menor, aunque también tienes que considerar el tiempo que pasaras cocinando y si en el lugar donde te hospedas, te permiten hacerlo.

Puedes conseguir buenas descuentos si compras en cantidades en una sola tienda

Los supermercados Bonus no es la única opción si tus intenciones son alargar la vida de tu tarjeta.

Las múltiples tiendas repartidas por todas las ciudades son una buena opción también. Todo por el simple hecho de que están acostumbrados a recibir turistas con bastante frecuencia, por lo que hacen buenos descuentos si compras cantidades considerables.

Todo se puede pagar con tarjeta de crédito (o casi todo)

Una de las cosas que siempre deben tener en cuenta los turistas y viajeros es el cambio de moneda. En Islandia se utiliza la Corona Islandesa y el cambio de divisas lo puedes realizar en cualquiera de los bancos repartidos por la capital u otras ciudades (trabajan en horario de oficina, de lunes a viernes).

Sin embargo, puede que ni siquiera necesites cambiar tus euros por coronas, ya que todos los establecimientos y servicios se pueden pagar con tarjeta de crédito. Hoteles, restaurantes, estaciones de servicio, acceso a monumentos, lagunas y todo tipo de servicios.

La luz del sol dura muy poco dependiendo de la época en la que vayas

La luz solar, lo mismo te dura un par de horas, que te dura tan sólo unos minutos. Además, es bastante cambiante en cualquier lugar de la isla según la época en la que visites.

En verano no hay tanto problema, pero en invierno es otro cantar.

Tenlo en cuenta a la hora de planificar tus excursiones. Podrás apreciar muy poco la belleza de los monumentos y del entorno y la magia que hay detrás de ellos si no hay luz solar (a oscuras se ve muy poco de verdad).

Paisaje de Almannagjá, Iceland

El clima cambia de un momento a otro (es de locos)

Los mismos lugareños recomiendan a los turistas salir vestidos con varias capas de ropa para prevenir.

En cualquier parte de Islandia es bastante común pasar de una temperatura agradable (de 10 a 12 grados °C) a casi bajo cero en cuestión de minutos. Y esto es sólo en verano ya que, en invierno, el frio te puede llegar a traicionar.

Lleva en tu mochila un par de abrigos extra para prevenir que te tiemble hasta el alma.

Debes planificarte para ver la aurora boreal (no es fruto de la casualidad)

Ver auroras boreales es uno de los principales motivos por el que muchas personas visitan Islandia.

Lo cierto es que, si quieres ver la aurora boreal, tendrás que hacer una planificación bastante estricta, comenzando por la época del año, los lugares a escoger o el tiempo.

Una de las mejores épocas es en septiembre, aunque esa época coincide con la temporada alta turística, por lo que todo está más caro y habrá mucha más gente.

Pasarás gran parte del tiempo viajando de un lugar a otro

A pesar de que Islandia es una isla algo pequeña, las distancias que hay que recorrer entre un lugar y otro son bastante considerables, así que te adelanto que pasarás bastante tiempo en carretera.

Hay varios métodos para moverse:

  • Hay autobuses que parten a determinadas horas y van a determinados sitios aunque casi todos pasan por la misma carretera. Como tienes pensado viajar por tu cuenta, no te los recomiendo mucho, ya que son el método de transporte más caro que existe en Islandia.
  • Un método más rápido que los autobuses son los vuelos entre una ciudad y otra. Si dispones de poco tiempo para quedarte en Islandia, este puede que sea tu medio de transporte ideal aunque te perderás las maravillosas vistas que se aprecian desde la carretera.
  • Otra opción es alquilar un coche. Bajo mi punto de vista es la mejor opción. De eta forma, puedes viajar a tu ritmo, disfrutar del país y ahorrarte algo de dinero (es más económico que los métodos de transporte anteriores).

Coche en carretera islandesa

Cuidado con los terrenos 4×4

En Islandia hay distintos tipos de carreteras. Una de ellas es con las carreteras de montaña. Son muy fáciles de identificar porque vienen señalizadas con la letra F. Pues bien, sólo se permite circular a los vehículos 4×4 circular por esas carreteras.  Si conduces con un coche alquilado por ahí y este sufre algún tipo de accidente, el seguro no se hará responsable, así que ten cuidado con esto.

Siempre puedes alquilar un vehículo con el que puedas transitar por este tipo de terrenos (cuesta más alquilarlos que un coche normal) y así apreciar los paisajes que no todo el mundo alcanzar a admirar.

La policía es bastante estricta con las normas de tráfico

El hecho de que haya solo una carretera principal para ir de un lugar a otro, dificulta el hecho de saltarse algunas de las normas de circulación. La policía islandesa es bastante estricta y, como muchos turistas terminan optando por alquilar un coche, están muy pendientes de hacer cumplir las normas de circulación.

Los coches de las autoridades de tráfico cuentan con cámaras y radares para medir la velocidad que llevas. En caso de que rompas alguna regla, tendrás que pagar la multa inmediatamente porque cuentan hasta con lectores de tarjetas de crédito. Por cierto, las multas no son nada baratas.

Hay poquísimos baños públicos entre un destino y otro

Los baños escasean en la tierra de los vikingos, así que si tienes el “muelle” flojo, toma tus precauciones.

Los lugares más visitados requieren reservar (no es obligatorio)

Esto te lo digo más como consejo que como regla. No es del todo obligatorio que hagas una reserva para entrar a los lugares más visitados, pero si es tremendamente recomendable para ahorrar tiempo.

Las visitas al Blue Lagoon, las excursiones para divisar ballenas o explorar algunos monumentos pueden ser bastante sufridas si no se tiene una reserva. Mucho más en temporada altas, donde el número de turistas aumenta considerablemente.

Ballena jorobada – Arctic Yeti

Los hoteles son bastante caros

Si tienes pensado comprar un viaje cerrado, lo normal es que incluya la reserva de hoteles, pero como aquí estamos hablando de viajes por nuestra cuenta, te adelanto que los hoteles son caros.

Lo único bueno es que hay bastantes posibilidades de encontrar habitación disponible ya que pocos viajeros escogen este método para alojarse (al menos en temporada baja).

Si cuentas con un presupuesto prefijado, ojea un poco los precios antes de comenzar el viaje y haz cuentas porque una habitación doble en un hotel puede llegar a costar hasta 200 euros en temporada alta.

Es mucho más rentable hospedarte en pequeñas mini granjas o cabañas

Es una opción mucho más utilizada por los viajeros y turistas aunque bastante difícil de conseguir por la demanda que hay.

Cuando hablo de mini granjas, no me refiero a establos pequeños. Como pasa con la mayoría de cosas, los islandeses ya están acostumbrados a recibir una buena masa de turistas, así que muchos deciden acondicionar sus cabañas o habitaciones adicionales para acogerlos.

En todo caso, en Airbnb puedes ojear los precios y hacer las reservas (mucho más económicos que los hoteles) antes de pisar Islandia.

Puedes quedarte acampando al aire libre si quieres

Si quieres ahorrarte lo de los hoteles y vivir una experiencia diferente a la de las cabañas y mini granjas, que sepas que  hay zonas autorizadas donde puedes quedarte a acampar de manera legal, que son 10 veces más baratas que las dos anteriores.

Por 5 o 7 euros por persona, puedes armar tu tienda y quedarte en la zona de camping que hay repartidas por la isla aunque no es obligatorio. También puedes quedarte a acampar en casi cualquier lugar, aunque los riesgos son más altos y en algunas zonas la temperatura desciende bastante (sobre todo en el norte).

Si el islandés se te complica, los sufijos te pueden ayudar

Como en muchos países del viejo conteniente, Islandia tiene su propio idioma (islandés obviamente), el cual resulta bastante complicado para algunas personas. Sin embargo, no tienes que preocuparte mucho ya que los sufijos te pueden ayudar mucho a entenderlo.

Por ejemplo:

  • Si un nombre termina en jökull, se trata de un glaciar
  • Si termina en vík, es una bahía
  • Si termina en nes, se trata de una península
  • Y si llega a terminar en foss, se refiere a una cascada

Así te podrás guiar mejor respecto a los lugares que tienes pensado visitar.

Los idiomas que se hablan en la tierra de vikingos, increíblemente, son el islandés y el inglés (los lugareños lo hablan bastante bien). Si más o menos entiendes el último, no te será complicado comunicarte.

Cascada de Seljalandsfoss – Costa sur de Islandia

Seguro de viaje a mano

Más allá de que se trate de un viaje por tu cuenta, los seguros de viaje son bastante importantes, sobre todo cuando te diriges a países tan alejados como Islandia.

Busca un seguro de viaje que cubra, al menos, 2.000 euros ya que si llegases a ponerte enfermo mientras estás allí, los gastos aumentarían bastante.

Consejo: las hospitalizaciones son muy caras, de verdad. Si sufres de alguna enfermada severa, asesórate en la medida de lo posible con tu medico de confianza.

Hasta aquí las 18 cosas que consideramos más importantes conocer si vas a viajar a Islandia por tu cuenta. Seguro que si las tienes en cuenta, el viaje te resultará mucho más placentero.