fbpx

Islandia es un país situado en el extremo noroeste de Europa, en el océano Atlántico, muy cerca de Groenlandia. Su cercanía con el polo norte bien te podría hacer creer que es un país muy frío cubierto de nieve y hielo prácticamente todo el año, pero la realidad es que no es así.

Y no lo es, en parte, por la Corriente del Golfo que discurre a lo largo del oeste y el sur del país. Sin embargo, este aire cálido se mezcla con el aire frío del Ártico procedente del norte provocando cambios bruscos y frecuentes de temperatura, así como mucho viento y tormentas frecuentes.

Otra de las razones por las que Islandia es más templada de lo que se piensa es porque está situada justo encima de uno de los puntos más calientes de la Tierra. Islandia es un país con una increíble actividad geotérmica. Sus aguas termales, géiseres, piscinas de lodo y volcanes lo ponen de manifiesto.

¿Cuándo es la Mejor época para viajar a Islandia? – Las 4 estaciones

Todas las circunstancias anteriormente mencionadas hacen que Islandia tenga, al igual que nosotros, 4 estaciones aunque a veces no lo parezca porque el tiempo cambia constantemente. Además, hay  diferencias notables entre ellas. Vamos que no es sólo una cuestión de calendario.

Por ejemplo, el invierno es frío, pero no tanto como en Canadá o incluso en Nueva York o en los países del norte de Europa. Sin embargo, en verano no suelen haber días realmente calurosos aunque algunas veces se pueden superar los 25ºC.

Pero, si hay una característica común a todas las estaciones es su tiempo impredecible. Por ejemplo, puedes amanecer con un estupendo día soleado, pero es terminar de desayunar y encontrarte con  una fuerte ventisca de nieve fuera. O puedes ir conduciendo por un valle bajo un cielo totalmente despejado, pasar una colina y encontrarte con un paisaje cubierto de niebla y lluvia. Así es Islandia.

Teniendo en cuenta todo esto, bien podrías pensar que la mejor época para visitar Islandia es entre los meses de abril y octubre, que suelen ser también los mejores meses para viajar por Europa. Y puede ser que sí, pero también puede ser que no.

La cuestión es que debido a la gran diversidad de su naturaleza, a la de su flora y su fauna y a la de sus fenómenos atmosféricos, no hay un mejor momento para viajar a Islandia. Todo depende del objetivo principal que tengas para hacerlo.

Por eso, más que contarte el tiempo y la climatología que te vas a encontrar en cada estación del año en Islandia, vamos a contarte lo que vas a poder ver y hacer en cada época y lo que no. Con eso, ya podrás decidir cuál es el mejor momento para viajar a Islandia en función de tus expectativas.

Islandia en Primavera

Abril y mayo son los meses de primavera en Islandia. Durante este periodo, puede caer puntualmente algo de nieve, pero lo normal es que la nieve se esté derritiendo tanto en las montañas como en las tierras altas. Apenas la verás ni en la capital, Reykjavík, ni en la costa.

¿Y qué ocurre cuando la nieve se derrite y la temperatura es más templada? Pues que  las flores como los crocus y las azucenas de Pascua empiezan a salir y que las aves migratorias comienzan a llegar a la isla. Entre ellas, el popular frailecillo, ave nacional de Islandia.

Estas simpáticas aves anidan al borde de los acantilados, en zonas en las que la hierba permite tener nidos mullidos. El mejor momento del día para verlas es o a primera hora de la mañana o a última de la tarde cuando regresan a su acantilado tras una dura jornada de pesca en el Atlántico.

Pero, aparte de los frailecillos, durante la primavera y el verano también podrás avistar ballenas. Eso sí, tendrás que contratar una excursión que te adentre en el océano Atlántico para verlas.

Los mejores lugares para avistar ballenas son HusavÍk, en el norte de Islandia, y Reykjavík. En Husavík se pueden avistar mayoritariamente ballenas jorobadas, sorprendentemente muy cerca del barco, mientras que en Reykjavík es más fácil ver ballenas minke (las más pequeñas) aunque también, en ocasiones, se pueden ver ballenas jorobadas y, de manera excepcional, ballenas azules (el animal más grande del planeta).

La primavera es una excelente época para visitar Islandia. Todavía puedes ver alguna aurora boreal, el clima es “templado” teniendo en cuenta los lares en los que estamos y, al no ser temporada alta aún, hay menos turistas y los precios son más bajos. Además, lo normal es que te resulte más fácil encontrar alojamiento, por no hablar de que hay muchas excursiones disponibles.

Islandia en Verano

Cascada de Gullfoss en el Círculo de Oro

Cascada de Gullfoss en el Círculo de Oro – David Seguido

El verano en Islandia, al igual que en muchos otros destinos, es temporada alta. Es cuando hay más turistas y los precios son más elevados. El tiempo es más suave, los días son más largos y visitar el país resulta realmente espectacular. Si va a ser tu primera vez, te recomendamos, sin lugar a dudas, que vengas en verano.

El verano islandés suele empezar a finales de mayo o principios de junio y se prolonga hasta el mes de agosto.

Durante esta época podrás disfrutar del sol de medianoche, un fenómeno natural por el que el sol es visible las 24 horas del día. Gracias a él, los atardeceres se convierten en amaneceres, en increíbles espectáculos de color que pueden prolongarse durante horas.

Si viajas en esta época del año, podrás aprovechar los días al máximo, nunca mejor dicho, porque ¡no hay noche! Eso tiene sus ventajas. Por ejemplo, nunca te perderás en la oscuridad, ni tampoco tendrás que llegar a tu destino antes de que se haga de noche.

Además, gracias a la gran cantidad de horas de luz, podrás visitar muchos más lugares que en otra época del año, incluyendo montañas, glaciares, volcanes y cataratas.

La principal desventaja llega a la hora de dormir, sobre todo para los españoles que somos de echar las persianas hasta abajo y no dejar entrar ni un resquicio de luz hasta que no nos levantamos.

En Islandia, como en gran parte de Europa, no existen las persianas, existen las cortinas. Ya sabemos que no son lo mismo, ni mucho menos, pero es lo que hay. Si eres de los que realmente tiene muchas dificultades para dormir bien si no estás en la más absoluta oscuridad, tienes dos opciones: o no viajar en verano o usar un antifaz para dormir.

Otras peculiaridad de esta época del año es que es el único momento en el que podrás acceder tanto al famoso valle de Landmannalaugar (a menos que te apuntes a una excursión invernal en super jeep), como al valle de Þórsmörk.

Así que, si tu sueño es hacer senderismo por las tierras altas de Islandia, recorriendo algunas de las rutas más populares del país como Laugavegurinn o Fimmvörðuháls, entonces julio o principios de agosto es la mejor época para ti.

Por desgracia, también es el único momento del año en el que no podrás ver auroras boreales ya que, para verlas, tiene que haber oscuridad y, como ya hemos dicho antes, las noches veraniegas en Islandia son muy claras debido al sol de medianoche.

Islandia en Otoño

Viajar a Islandia en otoño

Viajar a Islandia en otoño – Autor Alex Jumper

El otoño en Islandia comienza a finales de agosto y dura hasta finales de octubre o principios de noviembre.

Ir a Islandia en otoño tiene bastantes ventajas. Por ejemplo, el alojamiento es más barato, así que el viaje te costará menos. Otra ventaja es que podrás disfrutar de los maravillosos colores otoñales islandeses, incluso ver las primera nevadas del año. Las dos cosas juntas hacen una combinación de colores realmente alucinante. Además, si tienes un poco de suerte, puede que incluso veas alguna aurora boreal. Cuanto más avanzado esté el otoño, más probabilidades tendrás.

Otra cosa buena de esta estación es que podrás salir al campo a buscar setas o bayas como arándanos o fresas.

Al otro lado de la balanza tenemos los inconvenientes. Por un lado, los climatológicos. Hará frío aunque no excesivo (entre 0° y 10°C), pero lo normal es que haya bastante viento y humedad, por lo que la sensación térmica será menor, aparte de lo molesto que suele ser el viento.

Otra pega es que en otoño es cuando las aves empiezan a marcharse buscando climas más favorables y también es cuando cesan algunas actividades como el rafting en los ríos o las excursiones por las tierras altas.

Islandia en Invierno

Viajar a Islandia en Invierno. Paisajes de cascadas heladas

Viajar a Islandia en Invierno. Paisajes de cascadas heladas

El invierno en Islandia empieza en noviembre y acaba en marzo, unos 5 meses. Mucho más de lo que estamos acostumbrados. Son los meses más oscuros del año. Para que te hagas una idea, en el solsticio de invierno (21 de diciembre) apenas hay 4-5 horas de luz.

Pero, durante esta época, no sólo los días son muy cortos, sino que también es cuando el clima es más adverso, con temperaturas bajas que se acentúan debido al viento frío. Esta estación es, además, la estación más impredecible en Islandia en lo que respecta a la meteorología.

Esta climatología, sin embargo, también tiene su parte buena. Por ejemplo, es cuando más apetece darse un baño en alguna de las muchas piscinas de aguas termales o de los jacuzzis de Islandia. En algunas de estas piscinas termales puedes bañarte durante todo el año, pero es en invierno cuando resulta más agradable.

Pero, esto no es nada comparado con poder disfrutar de las auroras boreales en su máximo esplendor. Sí, el invierno islandés es el mejor momento para observar este fenómeno atmosférico. Así que si ese es uno de tus principales motivos para visitar Islandia, tienes que venir en invierno.

Otra de las cosas que sólo podrás hacer en invierno es explorar las cuevas de hielo que hay bajo el glaciar Vatnajökull, el más grande de Europa. Estas cuevas se forman durante el verano cuando grandes ríos de hielo derretido fluyen por debajo de esta gran masa congelada.

De hecho, las cuevas no pueden visitarse en verano porque están llenas del agua que corre bajo el glaciar, pero cuando la temperatura baja y el agua vuelve a transformarse en hielo, estas cuevas se vuelven a formar, listas para ser exploradas.

Pero, aparte de a las cuevas de hielo, durante el invierno también podrás ir a algunos glaciares, a pesar de que las tierras altas de Islandia están cerradas durante esta época. De todas formas, las excursiones dependen de las condiciones meteorológicas y de la visibilidad y, teniendo en cuenta la imprevisibilidad del tiempo, pueden hacerse como que pueden cancelarse con tan solo unas pocas horas de antelación.

Como habrás visto, el tiempo marca bastante cualquier viaje a Islandia, por eso es interesante disponer de información actualizada sobre las condiciones meteorológicas. Para eso, lo mejor es consultar la página web de la Oficina Meteorológica Islandesa (Icelandic Met Office). De todas formas, recuerda que el tiempo en Islandia es bastante impredecible, así que hay que “coger con pinzas” los partes meteorológicos.

Estamos llegando ya al final del artículo, por lo que es un buen momento para hacerse de nuevo la misma pregunta que al principio: ¿cuál es el mejor momento para viajar a Islandia? Pues… depende. Y depende, sobre todo, de cuáles son tus objetivos principales con el viaje. Si son varios y no todos se pueden conseguir en la misma época del año, tendrás que priorizar o, mejor aún, programarte varios viajes por tierras islandesas. Si es uno sólo, tendrás más difícil la elección.